viernes, 27 de enero de 2012

El saber no entiende de fronteras

En España, disponemos de bibliotecas con gran historia cultural y recopilaciones de libros de antiquísima procedencia como los datados en el siglo XVII.
Un ejemplo es la Biblioteca Nacional, icono de referencia de investigación, que posee un completo sistema de búsqueda con guía de ayuda incluida. Otros ejemplos dentro de nuestras fronteras son la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, la Biblioteca Virtual Universal o las bibliotecas de algunas universidades como la Sevilla, o la Universidad de Barcelona.
Más allá de nuestras fronteras
El interés por digitalizar libros, revistas y cualquier documento escrito, no solo tiene lugar dentro de nuestras fronteras. Así una de las mejores bibliotecas virtuales se encuentra en el Reino Unido, en The British Library. Otras también dignas de ser mencionadas son la Ciberoteca, con más de 54.000 documentos para que cualquier usuario pueda consultar, la Red de Bibliotecas Virtuales de Ciencias Sociales en América Latina y el Caribe o la Biblioteca Virtual Mundo Hispano .
Si bien es cierto que muchas de ellas son de acceso totalmente gratuito, en otras es necesaria la suscripción mediante pago para consultar textos literarios, científicos y técnicos.
Gracias a las nuevas tecnologías y a las posibilidades que estas bibliotecas ofrecen, el trabajo de los estudiantes, traductores, documentalistas, periodistas o a cualquier profesional dedicado a la enseñanza encuentra en estas bibliotecas a sus mejores aliados.
Las bibliotecas se renuevan
Las bibliotecas han pasado de ser ese espacio lleno de estanterías con libros a ser lugares donde te facilitan el acceso gratuito a Internet, te ofrecen películas, música o incluso en algunas (en Nueva Jersey, EE.UU) te prestan Kindle para la lectura de libros digitales. Además, cada vez son más las que cuentan con un servicio de mensajería sms para recordar a sus usuarios la fecha de devolución del material prestado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada